miércoles, 27 de enero de 2010

The Cranberries en Chile

The Cranberries, la banda irlandesa liderada por Dolores O’Riordan, anoche se presentó por primera vez en nuestro país.

Cuando Dolores O’Riordan anunció que The Cranberries se juntaría para realizar un Tour mundial, tras más de 5 años de receso, los fanáticos chilenos sintieron la esperanza de ver por primera vez a la banda irlandesa que tan felices los hizo durante su juventud. Al anunciarse el concierto en Santiago nadie quiso quedar fuera, y ayer 26 de enero, finalmente se llevó a cabo este.

Desde muy temprano comenzaron a llegar los fanáticos a las puertas del Movistar Arena, no importó el calor, ya que la espera valía la pena, ver a sus ídolos y encontrar un buen asiento o lugar que cumpliera con las expectativas de cada persona. No fue hasta las 20 hrs (aprox) en que finalmente se abrieron las puertas, momento en que miles de fans, ya agotados, comenzaron a repletar el recinto.

En el público que asistió al evento se podían ver desde niños hasta parejas de la tercera edad (sin ofender), pero en su mayoría adulto-joven y mujeres.

A las 21.15 finalmente las luces se apagaron y aparecieron en el escenario Noel y Michael Hogan, Fergal Lawler y por último quién más esperaban los fanáticos, con unas converse que hacían juego con un brillante y corto vestido, una delgada pero poderosa Dolores O’Riordan.

El show comenzó y la mayoría de las canciones fueron coreadas por más de 12 mil emocionados asistentes. Una mezcla entre éxitos y canciones no conocidas (esas que no suenan todo el día en la radio) podría describir el concierto de anoche. A pesar de la gran fanaticada que asistió al evento, no faltó el que solo conocía “Ode to My Family”, “Dreams” y “Salvation”, pero esto fue un granito de arroz quemado entre miles de granos perfectos, por lo que no opacó el excelente show.

Para mí, fue ver a Dolores O’Riordan pero conocía los nombres de quienes la acompañaban, en toda banda él o la vocalista brillan por si solos, pero aún así los otros miembros logran sobresalir aunque sea un poco, me pasa que si bien son increíbles músicos, su presencia pasa desapercibida. Aunque es imposible brillar si estás junto a una mujer como Dolores, quien a pesar de tener casi 40 años, sigue siendo la misma de años atrás, derrochando energía con bailes locos y saltos a lo largo del show.

Para muchos la irlandesa no tiene la mejor voz del mundo, y estoy de acuerdo con eso pero aún así, su voz suena igual que en los discos, los vacios que deja esta los llena con un carisma, cercanía hacia el público y power.

Un show esperado por muchos y que cumplió con las expectativas que tenía acerca de este, un gran recuerdo de los Cranberries, una banda que marcó momentos en mi vida, no tanto como a otras personas, pero que anoche finalmente pude ver y me llenó de emoción.

Mis momentos favoritos del concierto: Daffodil Lament, Pretty, Free to Decide.


0 comentarios: