lunes, 20 de julio de 2009

Las marcas y cicatrices viven por siempre junto a uno, algunas son visibles y otras viven en nuestro interior. Sirven para recordar lo ocurrido, cuentan una historia ya sea positiva o negativa, la cual no debe ser olvidada. Si bien las ocultamos del resto, no podemos ocultarlos de nosotros y finalmente aprendemos a vivir con ellas.

0 comentarios: